Follow us on social

Trending

Cóctel Art Magazine

Cóctel Art Magazine is an international online publication for art & culture lovers.

Email: 

hola@coctelartmagazine.com

Follow us on social

Cóctel Art Magazine

  /  Art   /  Entrevista con Houda Bakkali: «El arte criptográfico es una revolución impredecible, una simbiosis entre el esnobismo, la especulación y la vanidad»

Entrevista con Houda Bakkali: «El arte criptográfico es una revolución impredecible, una simbiosis entre el esnobismo, la especulación y la vanidad»

Entrevista original publicada por Art Reveal Magazine

English version

La artista visual Houda Bakkali cuenta con más de una década de experiencia en arte digital. Su obra abarca desde la ilustración y la animación, hasta la realidad aumentada. En un ecosistema cada vez más digital y en medio del auge del cripto arte, la artista nos cuenta su percepción del fenómeno NFT.

¿Qué determina el valor de las obras de arte?

Es una buena pregunta…, debería estar determinado por el valor propio de la obra, su originalidad, exclusividad, la trayectoria del artista, etc. Pero hay muchos otros factores, donde la publicidad y el marketing detrás de la obra o del artista adoptan un papel protagonista y marcan el valor de una obra de arte.

¿Cuáles son las claves del éxito del arte criptográfico?

En muchas ocasiones, el arte digital ha sido estigmatizado por los círculos artísticos más conservadores, precisamente por la dificultad de garantizar la exclusividad y por la facilidad de replica de las obras de arte. El arte criptográfico promete abrir una nueva ventana para que los artistas digitales puedan vender sus obras. Pero hay muchos puntos aún por establecer y aclarar. Hay mucho ruido sobre el arte criptográfico, de hecho cualquiera puede considerarse un artista y subir fácil y rápidamente una obra a una de las miles de plataformas que ya existen para experimentar. Hay muchas lagunas, mucha terminología que dominar, etc. Si lo que se pretende es cambiar la visión del arte que hasta ahora conocemos, entonces la revolución no creo que vaya a ser sencilla. El tiempo dirá si estamos hablando de una revolución o de una tendencia pasajera.

También hay otro factor que ha contribuido al protagonismo del arte criptográfico y es la idea de la digitalización. La pandemia nos ha hecho pensar más que nunca en un mundo digital, lo que ha influido en el boom de blockchain, NFTs, etc.

¿Crees que el arte criptográfico democratiza el arte?

Democratizar el arte es acercarlo al público, es romper barreras elitistas para llevar la obra más allá de los criterios académicos. Poder crear sociedades en las que todos podamos disfrutar del arte.

Internet (y en esto englobo el concepto de criptoarte), por ejemplo, es una herramienta fantástica para democratizar el arte, siempre que lo usemos con sensatez. Lo que no podemos hacer es convertir la palabra «democratizar» en «vulgarizar» y en un «aquí vale todo». Hoy vemos plataformas sin ningún criterio, sin curación de contenidos, sin coherencia. Plataformas que solo buscan monetizar a costa de los propios artistas. Hay mucho ruido y todos parecemos eruditos en todo. Necesitamos un poco de reflexión y calma.

El arte es una disciplina que se basa en el principio de libertad y creatividad, entraña mucha parte subjetiva, pero también requiere respeto a sus procedimientos y a la propia calidad de la obra. Quienes nos dedicamos profesionalmente al arte, no de forma esporádica ni como hobby, invertimos mucho tiempo, esfuerzo, dinero y formación en la realización de nuestros proyectos. La intrusión y la especulación hoy son parte de la realidad de cualquier disciplina, pero creo que los artistas debemos ser mucho más exigentes y debemos revalorizar nuestras obras. Democratizar sí, vulgarizar no. Todo en la vida requiere cierto sentido común.

¿Es el arte criptográfico la solución financiera para los artistas digitales?

No. Es una oportunidad de negocio que debemos estudiar y entender bien su modelo. Pero no garantiza la conversión. Parece que hay gente que gana dinero con ello y que es un modelo de negocio en el que la especulación está en su punto más alto en este momento. Pero creo que la mayoría de los artistas no se harán ricos. El éxito que hemos visto en los últimos meses en diferentes subastas y con diferentes ventas de cripto arte es una excepción. Seguramente, habrá coleccionistas e inversores interesados ​​en este concepto y si, además, la venta de la obra de arte es apoyada por una casa de subastas relevante o por plataformas, medios o grupos con gran proyección mediática, las posibilidades de éxito son mayores.

La realidad es que el mercado del arte, tanto digital como no digital, crece día a día. Para la mayoría de artistas, vender una pieza, hoy por hoy, no es fácil. Independientemente del modelo financiero al que nos refiramos.

¿Qué son las NFT y qué permiten?

Los NFT son activos criptográficos digitales no fungibles. Los NFT pueden responder a cualquier tipo de bien o servicio digital o creación digitalizada, pero el arte y el criptocoleccionismo los han puesto de moda.

La filosofía de estos activos es que deben ser únicos, insustituibles e indivisibles, aunque vendibles. Simplificando el proceso, las NFT permiten «autentificar» una obra digital mediante un certificado que contiene la información más importante sobre la pieza. Queda un registro de este certificado que verifica los datos de la obra, así como todo el proceso de compra y guarda todo el proceso tanto del creador original como de los compradores y vendedores de las NFTs, etc. Presumiblemente, el registro no se puede modificar o eliminar ya que el proceso se basa en un sistema de control descentralizado.

Los NFT, ¿evitan la copia de arte digital?

Absolutamente no. Solo garantizan que el comprador es, supuestamente, el único propietario de la obra. Hecho que no garantiza que esta obra no sea copiada ni garantiza su originalidad o autenticidad. Y, por supuesto, no garantiza a los artistas que sus obras estén protegidas y libres de reproducciones o modificaciones.

¿Qué valor real aportan los NFT al arte?

A nivel tecnológico y conceptual es un gran avance, es el futuro y el presente. Pero queda mucho por estudiar y aclarar. Si sobrevive, dependerá de cómo usemos y aprovechemos esta tecnología de forma ordenada y no anárquica. Nuestra generación es digital. Por ello, no podemos dejar de apostar por nuevas formas de trabajar y generar beneficios, tanto en el arte como en cualquier otro campo. Siempre comprendiendo bien las reglas del juego.

En su caso, ¿el uso de NFT le aporta algún valor diferencial?

Para monetizar mis obras no necesito un NFT que verifique la autenticidad de la pieza ya que trabajo obras tangibles y firmadas, con certificado de autenticidad firmado. Actualmente, los artistas que creamos obras de arte digitales o no digitales tenemos suficientes recursos legales para autentificar nuestras piezas y garantizar nuestros derechos de autor.

Respecto a mis obras intangibles, como piezas de realidad aumentada o animaciones, la verdad es que no creo que un NFT garantice al comprador ninguna exclusividad sobre la pieza una vez publicada. Aunque vender una ilusión es una idea muy romántica. No descarto que algún día lo pruebe.

¿Qué pasa con los derechos de autor y la propiedad intelectual?

Este es un punto muy importante. Lo primero es tener claro qué adquirimos cuando compramos un NFT y saber qué activo representa ese NFT. Cuando se crea y se vende, lo que se hace es transferir la propiedad de ese token de forma exclusiva y única. Pero es muy importante diferenciar la propiedad del token y la propiedad del contenido o servicio «tokenizado».

Es muy importante saber qué compramos cuando adquirimos un NFT y revisar bien el contrato donde el artista ha especificado los derechos transmitidos.

Por otro lado, las NFT tienen la desventaja de que cualquiera puede coger una obra de un artista y subirla a una plataforma de cripto arte sin restricciones ni filtros que confirmen la autenticidad y veracidad de los datos aportados. ¿Cómo rastreamos quién se ha apropiado de nuestro trabajo? ¿Quién es el responsable de este hecho? ¿A qué legislación deberíamos recurrir si ocurre fuera de nuestras fronteras?

Lo cierto es que en el campo del cripto arte hay mucho que legislar y mucho que aclarar. Si el modelo funciona, seguramente, se establecerán las bases para aclarar estos puntos.

¿El arte criptográfico es una tendencia o una revolución?

Actualmente, el arte criptográfico es una revolución impredecible, una simbiosis entre el esnobismo, la especulación y la vanidad. Los artistas sienten la euforia del dinero y el coqueteo de la fama. No hay nada más placentero para los artistas que alguien se fije en nosotros y, además, pague por nuestras obras de arte. La tentación del ego.

Realmente no sé si es una tendencia o una revolución. El tiempo dirá. Es demasiado apresurado sacar conclusiones. Podemos enfrentarnos a la quimera del oro o podemos enfrentarnos a una nueva revolución en el ecosistema del arte. Creo que todo dependerá de cómo se utilice y también de cómo puede ayudar a dar una nueva dimensión financiera a los productos digitales y su capacidad para revolucionar otras industrias. La realidad es que cada vez estamos más digitalizados. Las empresas fintech están en auge, los nuevos modelos de negocio se centran en lo digital y los negocios tradicionales se digitalizan cada día más. Lo virtual ya no es desconocido, cada día lo tenemos más asumido en nuestro día a día.

¿Cuáles son los principales inconvenientes del arte criptográfico?

El primero es el conocimiento técnico y conceptual del modelo financiero en el que opera el arte criptográfico.

El segundo es una clara regularización del mercado de las criptomonedas por parte de las autoridades financieras y los gobiernos.

El tercero es una legislación clara sobre el arte criptográfico, sobre sus plataformas digitales y sus protocolos.

El cuarto es la regularización y seguimiento de las plataformas NFT, los mercados secundarios y las transacciones P2P donde se dirigen las obras de arte.

El quinto es la piratería, la vulnerabilidad, las estafas cibernéticas, los ataques de phishing, etc. a las que pueden ser susceptibles las plataformas de arte criptográfico. Por supuesto, el plagio o réplica de las piezas. Pero este factor es común a todas las obras de arte, hoy por hoy.

La sexta es que una de las peores consecuencias del uso de este tipo de activos y los procesos que involucran, es el alto consumo de energía, lo que nos hace pensar en su impacto sobre el medioambiente.

¿Cuál es tu opinión sobre las millonarias subastas de NTF?

Cuando alguien compra algo que no existe en el mundo real por millones, puede deberse a esnobismo o puede responder a esa otra realidad del arte en la que se mueve mucho, mucho dinero y en la que hay inversores visionarios. Actualmente, la especulación está en su punto más alto. Absolutamente legítimo en el sistema de libre mercado en el que vivimos.

Por otro lado, si alguien se siente feliz invirtiendo millones de dólares en una obra de arte intangible, debe ser aplaudido. Cualquier inversión en arte me parece excepcional.

¿Veremos alguna de tus obras de arte en una plataforma de criptográfica?

Quizás en el futuro. Aunque llevo más de una década trabajando arte digital, mi obra está enfocada en los mercados financieros tradicionales, mis clientes buscan piezas que puedan ver y también tocar. Quieren piezas originales, firmadas y únicas que garanticen una exclusividad tangible.

EnglishFrenchItalianSpanish
You don't have permission to register